Todo sobre el quinigol

ISOTIPO

En cuestión de juegos de azar, podemos encontrar muchas opciones. Aunque solo los más devotos de las administraciones de lotería, son conocedores de los diferentes juegos disponibles. Desde la ONCE hasta la Lotería Nacional, las posibilidades son diversas y, desconocidas. Tras visitar Lotería la Piedad, hemos decidido hablar de uno de esos juegos menos conocidos: el quinigol. Esta apuesta, hermana pequeña de la, más que conocida, quiniela de fútbol, tiene como todas las apuestas, su propia normativa. Sobre ella, vamos a hablar en este post.

Para participar en este sorteo, no basta con adivinar cual será el equipo ganador, no. Hay que ir más allá y adivinar el numero de goles que va a marcar cada equipo en los partidos. Emocionante, desde luego y no apto para los que no siguen la liga de fútbol.

Basándonos en la normativa del juego, este juego se rige por las condiciones por las cuales se rigen los diversos concursos de pronósticos sobre los resultados de los partidos de fútbol que han de ser previamente, autorizados por la Real Federación Española de Fútbol o similares y organizados por la SELAE. Para participar, solo es necesario abonar el importe correspondiente, entregando al mismo tiempo el boleto con los pronósticos realizados en la forma establecida.

El hecho de participar en uno de los concursos, implica por parte del usuario, el conocimiento de dichas normas y su adhesión a las mismas. De tal modo que esta queda sometida a las condiciones establecidas.

Como ya hemos comentado, para poder concursar, hay que acertar el número de goles que va a marcar cada uno de los equipos. En este caso, se seleccionarán seis partidos y no los quince con los que cuenta la quiniela y se asignarán los premios correspondientes.

Como hacer la apuesta

Para participar en uno de los sorteos, hay que rellenar uno de los boletos correspondientes que se adquieren en las mismas administraciones de lotería. En cada boleto, se encuentra una relación de doce equipos, dos por cada partido. A efectos del mismo, se entiende que el bloque es el conjunto de cuarenta y ocho casillas o recuadros (cuatro por equipo) en los que se seleccionan los pronósticos.

El pronóstico es cada una de las casillas a marcar por cada uno de los equipos participantes. Se entiende como resultado de un partido, el pronóstico realizado para cada partido.

La apuesta es el conjunto de los doce pronósticos de un mismo bloque, ordenados los partidos por parejas, así como cada uno de los conjuntos semejantes que se obtienen de las combinaciones con más de un resultado pronosticado, dentro de la opción denominada múltiples. Con este método, se pueden pronosticar varios resultados para un mismo partido.

Otra forma de participar en los sorteos, es hacerlo mediante la utilización de un boleto compuesto por seis partidos y un solo bloque que consiste en un conjunto de noventa y seis casillas. Dieciséis para cada partido.

En este caso, las apuestas deben afinarse más para tratar de acertar el mayor número de resultados posibles. No basta con un 1×2, como sucede en la quiniela tradicional. Hay que tratar de averiguar si los equipos, van a marcar uno, dos o más goles en cada jornada, algo que hace que la apuesta, resulte más emocionante.

Los premios

A buen seguro que la mayoría de jugadores ocasionales, desconocen como se hace la distribución de los premios, como se determinan las cantidades, etc. A buen seguro, que más de uno, se ha preguntado como se distribuye todo lo recaudado en cada sorteo, se quinigol o bonoloto.

En realidad, se trata de algo muy sencillo. Quedando fijado el precio de cada apuesta en un euro y, considerando apuesta a cada bloque pronosticado, la recaudación de todas las apuestas selladas, se desglosa de la siguiente manera:

El cincuenta y cinco por cien de la recaudación íntegra, a razón de lo dispuesto en el artículo uno del Real Decreto 419/1991 de 27 de marzo, modificado por el Real Decreto 258/1998 de 20 de febrero, se distribuirá en cinco categorías.

La primera categoría consiste en el diez por ciento de la recaudación íntegra. Esta cantidad, será repartida entre las apuestas que hayan acertado el pronóstico de los seis partidos.

Para la segunda categoría de premios, se destina el nueve por ciento de dicha recaudación, igualmente a partes iguales entre aquellas apuestas que acierten el resultado de cinco de los partidos.

En la tercera categoría se destina el ocho por ciento de la recaudación, a repartir del mismo modo entre los acertantes de cuatro resultados.

Una cuarta categoría se lleva el ocho por ciento de la recaudación a repartir entre los que acierten tres de los resultados de los seis partidos.

Por último, se destina a la quinta categoría el veinte por cien de la recaudación, al reparto igualitario entre todos aquellos que acierten el resultado de dos de los partidos.

De esta manera se completa ese cincuenta y cinco por cien de la recaudación destinada a los premios.

Para los supuestos en los que la categoría primera no tenga acertantes, los fondos correspondientes destinados a la misma, serán ofrecidos como bote para el siguiente sorteo incrementando el fondo destinado a tal categoría.

En caso de suceder lo mismo en la segunda categoría, esos fondos se destinan al reparto entre los acertantes de la tercera categoría del mismo sorteo. Del mismo modo que de no haber acertantes de tercera, pasarían a la cuarta categoría y ocurriría lo mismo, si se diera el caso de no existir acertantes, destinándose los fondos al reparto entre los acertantes de la quinta.

De no haber acertantes de la quinta categoría, el fondo aplicado a la misma, será destinado a incrementar el bote del primera categoría del siguiente sorteo.

La normativa contempla que, en ningún supuesto, el importe de los premios de las categorías inferiores, pueden ser superiores a la anterior. Es decir que, si el importe de una tercera categoría superase el de la segunda, los fondos destinados a ambas categorías, se sumarían para ser repartidos a partes iguales entre las dos y así, sucesivamente.

En el caso de que el importe del premio de una apuesta de la categoría quinta fuera inferior a un euro, los acertantes no lo percibirán, destinando ese fondo al bote de la categoría primera del siguiente sorteo.

Como se participa

Participar en los sorteos es fácil, ya lo sabemos todos. Basta con acudir a una administración de lotería y efectuar la validación. No obstante, a efectos de validación de los boletos, se puede proceder de dos maneras, existiendo dos sistemas de admisión y validación de los boletos o apuestas.

El primer sistema de validación, el de toda la vida, mediante sistema de validación informática, disponible, como decimos en todos los establecimientos autorizados. Mediante la presentación de un boleto editado para tal fin por SELAE, el terminal consigna los pronósticos, utilizándose el boleto como mero soporte de lectura, careciendo de valor.

Igualmente, pueden teclearse los pronósticos directamente sobre el terminal por el empleado o solicitando al mismo, apuestas al azar, denominadas automáticas y seleccionadas aleatoriamente por el terminal.

Realizada la apuesta, el participante, recibirá el resguardo correspondiente que acredita la participación y será necesario para cobrar cualquier premio con el que sea agraciado.

El segundo sistema de validación, se efectúa por internet y podrán efectuarse apuestas y pronósticos a través de la web oficial de SELAE, a razón de las condiciones de participación correspondientes.

Para obtener la validación de las apuestas y el correspondiente resguardo, los participantes deberán abonar el importe de las apuestas efectuadas, previo a la entrega del citado resguardo emitido por el terminal.

Una vez las apuestas han sido validadas por el terminal, serán transmitidas al Sistema Central para que sean registradas en un soporte informático.

Finalizado el registro en el Sistema Central, el terminal, expide el resguardo con el contenido siguiente:

  • Tipo de juego.
  • Método de apuesta.
  • Pronósticos efectuados.
  • Fecha de la jornada o semana en la que se participa.
  • Número de apuestas efectuadas.
  • Importe de las apuestas realizadas.
  • Números de control.

El significado de los pronósticos efectuados, puede ser apuestas sencillas o múltiples.

Aunque es de sobra sabido, no está de más recordar que, el resguardo que expide el terminal, es el único instrumento válido para poder efectuar la solicitud del pago de premiso, constituyendo la única prueba de participación en los diferentes concursos. Quedando identificado a todos los efectos mediante los números de control que en el mismo figuran.

Queda a instancia del participante toda responsabilidad en la cumplimentación del boleto y comprobar si las apuestas contenidas en el resguardo, son las correctas. Del mismo modo, una vez el participante, recibe el resguardo, no podrá accederse a solicitud sobre anulación salvo fallo en el terminal o su impresora. Los pronósticos no podrán ser rectificados una vez hayan sido validados.

En cualquier caso, son condiciones fundamentales para la participación en los sorteos de quinigol (como en cualquier otro) que, los pronósticos hayan sido registrados y validados en un soporte de los sistemas informáticos centrales, y que dicho soporte se encuentre en poder la Junta Superior de Control.

 

 

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

El plástico tarda 500 años en descomponerse

Es muy importante reducir el consumo de plástico, ya que es un material contaminante y tarda hasta 500 años en…

Conoce las espadas más famosas de la historia y de la ficción

La espada simboliza fuerza y libertad, puesto que la espada es el arma que se encarga de representar el honor…

Bares y restaurantes buscan diferenciarse de su extensa competencia

El de la hostelería es uno de los sectores que más competencia interna tiene en el interior de nuestras fronteras.…