Descubre cómo introducir en la música a tu hijo a cualquier edad.

ISOTIPO

La música es un arte que despierta grandes sentimientos y emociones en todos nosotros ¡y no sólo nos referimos a los seres humanos! También los animales y las plantas son capaces de sentir emoción o relajación ante la música.

En los niños pequeños ocurre exactamente lo mismo. De hecho, algunas listas de reproducción se convierten en un verdadero aliado a la hora de dormir a nuestros bebés, alegrarlos o distraerlos. Además, oír música no es lo único fascinante sobre este arte, ya que comprenderla y aprender a tocarla también lo es.

¡Para los pequeños también es una verdadera experiencia! Piénsalo: nuestros hijos necesitan expresarse mediante muchas de las técnicas que tienen a su alcance, ya puede ser pintando, jugando, imaginando o bailando. Por este motivo, si aprenden a usar un piano también podrán crear sus propias melodías, y dime ¿hay algo mejor que incitar a nuestros hijos a crear algo por ellos mismos? Aun así, muchos padres sienten preocupación e incertidumbre a la hora de iniciar a sus hijos en la música. Se hacen preguntas como “¿A qué edad es más adecuado que mis hijos aprendan música?” o “¿cómo sé cual es el instrumento idóneo para que mi hijo aprenda a estudiar música?”.

Si eres uno de esos padres, desde aquí te animamos a que te relajes y pienses siempre en positivo: estudiar música siempre será algo bueno para tu pequeño/a. Existen multitud de instrumentos, y la edad tampoco es un problema. Quédate a conocer un poco más y disipa tus dudas ¡no te lo pierdas!

Un instrumento para cada edad: cuáles son los más indicados.

Aunque la variedad de instrumentos sea muy amplia, también debemos tener en cuenta la edad a la hora de introducir a nuestros hijos en la música. Y es que, por mucho que nuestro sueño sea que nuestro hijo sea un gran guitarrista, por lo general no lograremos mucho dándole una guitarra a los 2 años de edad.

Cada edad determina las capacidades de conocimiento y aprendizaje que suelen presentar los niños, y una vez que lo tengamos en cuenta, podremos ir estimulándole para que aprenda música:

  • Niños de hasta 3 años.

Hasta los 3 o 4 años de edad, se recomienda que la exploración musical se centre en la exposición a sonidos y ritmos, ya que los niños son demasiado pequeños como para comprender mucho más (ni siquiera saben hablar o leer). Es muy común pensar que a estas edades los niños no pueden aprender música ¡pero no es así! Existen muchas maneras e instrumentos adaptados para cada edad:

Para estas edades son idóneos los instrumentos de percusión suaves y de fácil manipulación, como sonajeros o tambores pequeños. Además, hay juguetes con muñequitos y colores que animan a aprender música a nuestro hijo mientras estimulan su curiosidad.

Por otra parte, tanto si decidimos introducir a nuestro hijo en la música como si no, también debemos considerar la idea de que nuestro hijo se distraiga aprendiendo música con este tipo de juguetes, ya ayudan mucho a los pequeños a desarrollar las habilidades básicas de coordinación.

  • Niños de 4 a 6 años.

A esta edad, los niños están desarrollando más sus habilidades motoras y por ende pueden comenzar a experimentar con instrumentos más complejos, pero aún accesibles.

La flauta dulce, los teclados, los xilófonos y las guitarras de tamaño infantil son muy buenas opciones para comenzar a estudiar música o continuar con su aprendizaje. Y es que, gracias al uso de estos instrumentos no sólo aprenderán sobre música, sino que también seguirán desarrollando el sentido del ritmo y la coordinación (siempre de manera divertida y educativa, ya que no debemos obligar nunca a un niño pequeño a estudiar música si no le gusta ¡puede acabar odiándola!).

  • Niños de 7 a 9 años.

A estas edades los niños son más mayores, y ya saben leer, escribir e incluso hacer operaciones matemáticas o hablar otro idioma.

De este modo, los instrumentos más adecuados ya pueden ser aquellos que requieran una mayor destreza y concentración, como por ejemplo el piano. Otras opciones conocidas ‘son la guitarra, el violín y la batería.

  • Niños de 10 años o más.

A medida que los niños entran en la preadolescencia y la adolescencia, pueden mostrar intereses más específicos y dedicarse a dominar un instrumento en particular. Tanto si les hemos introducido en la música desde pequeños, como si es su primera vez, ya podemos animarlos a usar instrumentos más complicados.

Aunque a simple vista parezca muy difícil para un niño de 11 años dominar la trompeta, el clarinete o el saxofón, todo tiene su nivel. Estas son excelentes opciones para un niño que empieza a estudiar música a esta edad, y por supuesto, también lo son para niños que lleven aprendiendo música desde más pequeños.

¿A qué edad es mejor empezar y dónde es mejor estudiar?

¡Una vez más, recordamos que no existe una edad clave para empezar a estudiar música! Si te gustaría introducir a tu hijo en la música, puedes hacerlo desde que tiene uno o dos años, pero también es una opción válida si te gustaría hacerlo a los 11 ¡incluso a los 25!

No hay ninguna edad concreta para aprender algo. Aunque sea cierto que si los niños se sienten familiarizados con la música desde que nacen les pueda resultar más fácil aprenderla, también lo es, el hecho de que no hay edad concreta para ello. Si te gusta y lo disfrutas, puedes disfrutarlo a cualquier edad.

Por otra parte, respecto al lugar donde se debe estudiar música, tenemos varias opciones:

  1. En clases particulares.

Si decides apuntar a tu hijo a clases particulares de guitarra, tendrá la opción de estudiar en casa o en casa del profesor. Si nuestro hijo es muy pequeño, puede que sea mejor opción que dé clases en casa para que no se sienta extraño en otra casa. Los profesores particulares se adaptarán a la edad de tu hijo y usarán técnicas muy interesantes y útiles para enseñarle música, como es el “método de colores” que bien conoce la profesora de piano de Alicante, Kristina.

Asimismo, con los adolescentes ocurre lo mismo; la mayoría de adolescentes suelen mostrarse tímidos y retraídos a la hora de socializar. Quizá en casa o en casa del profesor (con más intimidad) se sientan mejor. En cualquier caso, asegúrate de que las horas de estudio sean las adecuadas y, sobre todo, asegúrate de que tu hijo esté aprendiendo en condiciones.

  1. En un conservatorio.

Los conservatorios de música son como escuelas privadas en las que se destina todo el tiempo a desarrollar una o varias habilidades musicales; digamos que, son estudios más “serios” y que dedican todo el tiempo de estudio a desarrollar al músico profesionalmente para que se dedique a ello en un futuro.

Esta opción suele ser un poco más cara que unas clases particulares, y puede que requiera más tiempo de estudio por parte de tu hijo. Te recomendamos que la consideres una buena opción en caso de que tu hijo sienta una clara predilección por la música y algún instrumento (o cuando sea más mayor y pueda elegir).

  1. En la escuela.

Algunas escuelas e institutos también dedican una asignatura a aprender música. Si no es el caso de la escuela de tu hijo, siempre puedes hablar con la asociación de padres o el director para ver si hay más personas de acuerdo que deseen implementar una asignatura complementaria que enseñe música a sus hijos.

Aprender música en la escuela siempre es una opción barata y factible, dado que tus hijos estudiarán con sus compañeros y se sentirán más motivados a estudiar.

  1. En casa.

Como has leído anteriormente, tú también puedes guiar a tu hijo y enseñarle música desde pequeño en casa ¡existen métodos y maneras muy interesantes que todos podemos usar para animar a nuestro pequeño a aprender música!

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Cómo darle a tus hijos una dieta vegetariana saludable

La dieta vegetariana (vegetarianismo) está de moda. Los motivos para no comer pescado y carne suelen ser muy diversos. Convencidos…

Las empresas familiares, ¿una buena idea?

Una de las claves más importantes para dirigir un negocio familiar rentable y en el que no haya lugar para…

Sharenting: cuando los padres exponen a sus hijos en las redes sociales (guía)

Sharenting se refiere a la práctica de los padres de compartir información sobre sus hijos en las redes sociales. Si…